Uno de los temas sobre los que podemos informar en GRI son los proveedores. Cualquiera que tenga un negocio sabe que tan importante es el producto o servicio que ofrece como tener un buen control de proveedores.

En las memorias de sostenibilidad, este control de proveedores se realiza con enfoque ambiental y también con el social, por lo que en este post te contaré los contenidos necesarios tanto del GRI 308 – Evaluación ambiental de proveedores como del GRI 414 – Evaluación social de los proveedores. Este es un buen ejemplo, aunque no el único, de cómo dos contenidos separados en tu memoria de sostenibilidad pueden contarse de una única vez, haciendo el texto más agradable de leer y más práctico de redactar.

En primer lugar, necesitaremos incluir nuestro enfoque de gestión. Te recuerdo que ésto quiere decir que tenemos que explicar, de forma narrativa, cómo gestionamos este tema.

¿Qué cosas podemos contar en este punto? ¡Muchísimas!

Podemos empezar por explicar cuál es el sistema o sistemas que utilizamos para evaluar y seleccionar a nuestros proveedores de acuerdo con criterios ambientales (para GRI 308) y con criterios sociales (GRI 414).

Y a partir de ahí, lo que queramos. No olvides que la idea de las memorias GRI es que den información de valor y además sean claras y transparentes, que cualquiera que las lea sepa de qué le estás hablando.

No es mala idea incluir qué procesos utilizamos para identificar y evaluar los impactos ambientales y sociales significativos asociados a nuestra cadena de suministro y las medidas que tomamos para abordarlos.

Si hacemos auditorías a nuestros proveedores u ofrecemos incentivos o recompensas a aquellos proveedores que reduzcan sus impactos negativos, también sería interesante incluirlo. Incluyendo cantidades, periodicidades, alcance…

Lo dicho, cuanta más información podamos aportar para clarificar los datos que sí o sí nos obligan los contenidos, mejor que mejor.

Y hablando de contenidos, pasemos directamente a ellos.

Tanto en GRI 308 como en GRI 414 nos encontramos ante el mismo tipo de información a aportar, que es la siguiente:

Nuevos proveedores que han pasado filtros de selección de cuerdo a criterios ambientales (en GRI 308-1) o sociales (en GRI 414-1).

En este sentido, debemos aportar el porcentaje de nuevos proveedores evaluados y seleccionados con aquellos criterios ambientales o sociales que tengamos definidos.

La importancia de este contenido radica en que es posible evitar o reducir los impactos en la fase de creación o estructuración de contratos, mucho antes de que éstos se lleguen a producir.

Además, a nivel estratégico nos ayuda a reducir potenciales riesgos operativos. También ayuda a mejorar las relaciones con nuestros proveedores, en especial si estamos trabajando en el desarrollo de nuestra cadena de valor sostenible.

Impactos (ambientales o sociales) negativos en la cadena de suministro y medidas tomadas.

Esta información va asociada con los contenidos 308-2 y 414-2, y representan nuestro nivel de conocimiento sobre los impactos negativos significativos, potenciales y reales, que tiene nuestra cadena de suministro.

Es una ampliación de ese porcentaje que hemos dado en los contenidos anteriores. Así, la información que deberemos aportar es la siguiente:

  • Número de proveedores que hemos evaluado en relación con los impactos ambientales y/o sociales
  • Número de proveedores que hemos identificado como proveedores con impactos negativos significativos potenciales y reales
  • Cuáles son los impactos ambientales y sociales negativos significativos (potenciales y reales) que hemos identificado en nuestra cadena de suministro
  • El porcentaje de proveedores con impactos negativos significativos con los que hayamos acordado mejoras y también aquellos con los que hayamos decidido poner fin a nuestra relación comercial. En este último caso, además, deberemos explicar el motivo.

De aquí me gusta destacar dos cosas.

La primera, que hay que considerar los impactos reales pero también los potenciales. Lo que implica un importante esfuerzo a la hora de analizar y evaluar dichos impactos.

La segunda, que nuestra memoria de sostenibilidad puede llegar a dejar en entredicho la reputación de algunos de nuestros proveedores, al tener que explicar los motivos por los que hemos decidido dejar de trabajar con ellos. La memoria GRI no nos obliga a dar nombres y apellidos de estos proveedores, pero a poco que algún cliente u otro miembro de nuestros grupos de interés quiera investigar… es probable que lo acabe averiguando.

Con este artículo cerramos la serie de GRI 300, dedicada a los temas ambientales. En futuros post nos centraremos ya en la parte social de las memorias.

Ya sabes que si necesitas ayuda con la evaluación de impactos o quieres definir unos criterios ambientales y sociales correctos para tus proveedores, puedes contactar conmigo cuando quieras.

¡Hasta el próximo post!